Contenido

¿Te suena la expresión “no vendas la piel del oso antes de cazarlo”? Para opinar sobre algo, primero se debe conocer su historia, ¿no crees? El tarot, como le ha ocurrido a muchos otros medios de interpretación, ha pasado épocas mejores y peores. Te las cuento a continuación. ¡Estoy seguro de que no te lo imaginas!

 

Un paseo por la historia del tarot

Nace en el siglo XIV como un simple juego de naipes . Con el paso de los años, se empezó a usar para la adivinación cambiando sus símbolos y significados. En el siglo XVIII, fue considerado un juego de estrategia y las cartas se asociaban con la astronomía, la interpretación y la manipulación de los elementos.

Según un estudio realizado a distintos videntes por el neurólogo Henri Joyeux se afirma que el proceso de adivinación de los participantes es moral e íntegro. Además, no presentaban ningún tipo de problema psicológico que mucha gente cree. Otro doctor llamado Stopar, concluyó que los resultados obtenidos no se pueden explicar de forma científica. Todo lo contrario, de una manera mística haciendo hincapié en la existencia de una realidad paralela.

 

El tarot proporciona bienestar real

 

¿Por qué creemos en otras cosas y en el tarot no?

Para contestar a esta cuestión, me voy a referir a la metafísica, ya que es la rama de la filosofía que estudia la existencia, el ser, el tiempo y el espacio entre otros aspectos.

Todo lo relacionado con esto es abstracto y muchas veces no se llega a comprender por completo, pero se confía en ello sin indagar más. ¿Sabes que existen siete planos de existencia y el ser humano se encuentra en el más bajo que es el físico? Dentro de este, se dan elementos invisibles que sabemos que están ahí a pesar de no verlos.

También es importante el principio de vibración, afirmando que nada es inmóvil, totalmente firme o estable. Todo está en continuo movimiento aunque a simple vista parezca que está quieto.

En definitiva, creemos y confiamos en todas estas cuestiones porque están documentadas por pensadores e investigadores que han trabajado en ello. Estos conocimientos están bien vistos y se han ido desarrollando con naturalidad con el paso de los años provocando la aceptación inconsciente de las personas.

 

Motivo real del desconocimiento del tarot

Desde hace muchos siglos, las escrituras, los símbolos y los dibujos del tarot fueron escondidos en secreto porque se consideraban algo prohibido que no estaba bien visto y la mayoría de ellos hasta quemados. Tanto practicantes como seguidores fueron ejecutados llevando consigo sus sabidurías. Gracias a la iglesia, algunos pocos se guardaron y todavía siguen existiendo. Actualmente, yo me he formado con esos conocimientos de antepasados.

Es por ello que el tarot está presente en la cultura occidental como algo malicioso. Aun así, gran parte de la gente acude a una lectura de cartas. Sin embargo, no lo cuenta por miedo al “qué dirán”. Hoy en día sigue siendo un tema tabú a pesar de los años de historia con los que cuenta.

Todo ello deriva en un desconocimiento actual sobre esta profesión que es la videncia, tan respetada siglos atrás. Asimismo, la información a la que tenemos acceso es subjetiva y muchas personas se aprovechan de ello.  El fin es vender sin tener conocimiento ni una verdadera conexión sobrenatural.

Espero que hayas adquirido conocimientos sobre el mundo del tarot y si tu percepción no era del todo positiva comprendas el por qué tras siglos y siglos ignorada esta profesión.

¡Besitos de chocolate!